El llanto del recién nacido

28 de septiembre de 2023

En el centro mismo de este desgarro mío, emerge el llanto, de acero y guijarros.

Este grito que, ya, a nadie conmueve.

El canto de mi dolor, por la separación y el olvido.

Separación de mis madres, la de carne y la eterna, separación en dos partes y, el efecto del mismo.

 

Pero, este grito mío, también es porque hace frío y nadie más parece verme aquí. Sólo mamá.

Porque otros llegaron creyendo saber qué es mejor para nacer. Encendieron las luces, modularon el nivel del ruido y ordenaron qué hacer.

Profanaron el Templo de la Rosa.

 

Y ahora esperan que llore, como si nada, con prisas.

Y yo sólo puedo llorar. Es lo que esperan todos, es lo que espera mamá.

Y es lo único que de mi voz emerge, desde el centro de mi SER y de mi vientre.

 

Grito por este estallido que me divide en fragmentos.

Lo correcto vs lo incorrecto.

Obstetricia, neonatología, pediatría vs las técnicas naturistas.

Un universo de universos.

Mi iniciación a la peregrinación.

 

Lloro porque todos parecen dormidos, sin ver que, la batalla no es el camino.

La batalla converge en la rueda, de la repetición.

En la acción y la reacción perdemos la perspectiva de la mente que pelea consigo misma.

 

Grito porque soy lo nuevo y traigo un mensaje para el que quiera escucharme.

Para el que tenga ojos para ver y oídos para oír.

Se puede responder con homeostasis al orden del cielo.

Los opuestos son lo mismo.

El pasado necesita reconocer la creatividad de lo nuevo y lo nuevo, reconocer de dónde viene.

Sólo así puedo SER.

 

Yo soy lo nuevo y lo nuevo ES y NO ES a la vez.

Con Amor

Silvia Mesa García

Texto: Silvia Mesa García, Imagen Da Vinci Studies of Embryos Luc Viatour

 

 

Lo inevitable

Lo inevitable

Un camino que se recorre a veces a tientas, a veces a oscuras, lleno de retos y pruebas, sin aparente rumbo ni coordenadas

leer más