Antes de nacer.

19 de febrero de 2023

Antes de nacer, cuando aún no existía,

era océano, agua cristalina, FUENTE de vida.

Antes de nacer, cuando empecé a SER, fui sueño, anhelo, deseo.

Antes de nacer,

mi madre me llamó y bajo la sombra de un árbol, sin saber lo que era, escuchó mi canción.

Antes de nacer,

mi padre me buscó y en sus ojos de agua me reconoció.

Antes de nacer, mi madre y mi padre,

se bebieron en la espiral del tiempo eterno.

Antes de nacer fui éter, aire, viento, fui chispa, fuego, destello,

fuego y agua, agua y fuego, semilla dentro de un huevo.

Antes de nacer,

ya era quien SOY y mecida en el arrullo de las olas,

olvidé quien era.

Me vestí con capas y corazas, vientos y mareas,

pieles sobre pieles, y máscaras, de carnaval.

Antes de nacer sentía, escuchaba y reconocía.

Era un ser diminuto y también, más grande que todos los mundos, juntos.

Sólo deseaba florecer, expresar mi radiancia,

mi resonancia inmutable con el gran sol central de la galaxia.

Sólo quería nacer y brotar como el agua mansa de un corazón incandescente.

Sólo quería nacer y ser acunada en el surco negro del pecho de mi madre,

hecho de tiza y barro, tu surco, madre.

Sólo quería nacer,

recordarte lo bella que eres y el AMOR amante, el amor sin tiempo de la Madre-Padre.

Sólo quería nacer y trenzar en tu pelo un collar de rosas y mariposas.

Sólo quería nacer, madre, para volar libre sobre las olas del viento.

Antes de nacer,

tenía como mínimo, nueve meses.

Con amor. Silvia Mesa García.

 
Texto: Silvia Mesa García, Imagen: Pexels-Anthony
Lo inevitable

Lo inevitable

Un camino que se recorre a veces a tientas, a veces a oscuras, lleno de retos y pruebas, sin aparente rumbo ni coordenadas

leer más