Recibir la vida

abrazar lo que ERES

La esencia de este acompañamiento

Este Rito de paso tiene como propósito

  •  Reconocer, honrar, celebrar y encarnar la Nueva Vida que se despliega, se trate de la llegada de un hijo/a, creación, nueva etapa creativa.
  • Reconocer, honrar y sellar la forma de expresión anterior, la etapa que finaliza, intraútero y más allá.
  • Reconocer, recibir, anclar, activar e integrar la Frecuencia Sagrada del Nuevo Ser-creación- que ha sido dado a luz, en su propio Cuerpo – Templo.
  • Reconocer, honrar y habilitar, su propio lugar y vínculos familiares.
  • Acompañar, sostener, contener y honrar la experiencia de vacío, la incertidumbre, y la vulnerabilidad en/del proceso, a nivel individual, familiar, grupal.
  • Estimular una crianza consciente, enraizada en el gozo, el desapego y el amor incondicional.

¿cómo es este acompañamiento?

 

Al formalizar la reserva de este acompañamiento te solicito algunos datos básicos relacionados con el proceso, resuelvo tus posibles dudas y te indico aquellos elementos que son necesarios para la elaboración del Rito de Paso, que puede realizarse de manera individual o grupal.

A continuación, buscamos el momento adecuado para encontrarnos durante 2 horas, aproximadamente, de forma online o presencial,  y lo materializamos.

 

Precio

80 €

Duración

2 horas

Modalidad

Online o
Presencial

Disponible próximamente

Solicita más información

Solicita más info, sobre el Rito de Paso Recibir la vida

Nuevo campo

11 + 8 =

Sobre este acompañamiento

El Rito de Paso Recibir la VIDA te permite abrazar lo que ERES en esencia.

Significa abrir el corazón, de par en par, a la experiencia encarnada. Acoger, aceptar lo que eres y lo que viene, tal y como es, sin juzgarlo, sin pretender cambiarlo, y SENTIRLO, experimentarlo plenamente cuerpo adentro.

Implica una renuncia, dejar ir, soltar, desapegarse de algo que ya cumplió su función, ya  sean expectativas, creencias, o quizás de una forma previa, obsoleta, de percibir y/o habitar el mundo…

Implica nacer a algo nuevo y a su vez, morir a una forma de existencia previa, para poder volver a nacer o renacer, para nacer de nuevo.

Implica reconocer que ha llegado el final de algo, para poder empezar otra vez.

Recibir la Vida es un acto de valentía, generosidad y ENTREGA incondicional a aquello que somos en esencia y hemos invocado para traer a la materia. 

Es un SI a la CREACIÓN y a la expresión de la plenitud, el reconocimiento y el gozo de VIVIR siendo quien ERES.

…entonces el bebé supo que ya no faltaba mucho, y la luna brilló con su mayor resplandor, pues, aunque mucha gente cree que la luna obtiene su luz por reflejo, la fuente de toda luz es el amor.

Y el bebé rió

Sherril Jaffe – The Baby Laughs.