DISOLUCIÓN Y RENACIMIENTO

disolverse para SER

La esencia de este acompañamiento

Este Rito de paso tiene como propósito

  • Sincronizarse con el tiempo sagrado.
  • Agradecer, honrar y entregar a la LUZ la vida, etapa, ciclo, creación y/o forma que finaliza.
  • Duelar, sentir, experimentar, transitar aquello que se presenta.
  • Disolver, transformar una forma antigua, física o energética, para renacer.
  • Reconocer, honrar y despedir el final de una etapa, creación, vida, linaje.
  • Reconocer, honrar e integrar nuestros abortos, físicos o energéticos, las formas que no han sido materializadas.
  • Transmutar la muerte en vida. Alinearse con el proceso.
  • Apertura y confianza en el nuevo ciclo, etapa, inicio.
  • Acoger, honrar e invocar una nueva forma, física o energética, con consciencia.

¿cómo es este acompañamiento?

Al formalizar la reserva de este acompañamiento te solicito algunos datos concretos, relacionados con el proceso.

El acompañamiento comprende tres etapas.

La primera de ellas consiste en un encuentro práctico, online o presencial, de unas 4h de duración, donde iniciamos el proceso y, en el que te hago entrega de las pautas, propuestas y recomendaciones oportunas para llevar a cabo en la segunda etapa del Rito de Paso.

Esta segunda etapa tiene lugar en solitario y dura el tiempo que necesites hasta finalizarla.

La tercera etapa consiste en un segundo encuentro online, de 2h de duración, donde tiene lugar el cierre del proceso.

Precio

144 €

Duración

6 horas

Modalidad

Online o
Presencial

Disponible próximamente

Solicita más información

Solicita un encuentro, presencial u online para realizar este Rito de Paso

Nuevo campo

10 + 10 =

Sobre este acompañamiento

Este Rito de Paso te permite disolverte para SER.

La muerte evoca el simbolismo mítico del retorno al vientre del monstruo. El mundo entero, simbólicamente, regresa junto al iniciado a la noche cósmica, para poder ser creado de nuevo.

La muerte consciente se convierte en una oportunidad para volver a empezar, en una marca, señal, impresión, en el reconocimiento del camino que nos ha traído hasta aquí y que es tiempo de finalizar porque una nueva etapa se inicia. Es una puerta hacia la regeneración, a la página en blanco de la existencia, al espacio de tránsito que permite seguir desarrollando el continuum que es la VIDA.

Esta muerte es iniciática. Nos devuelve al caos que anuncia el renacimiento, el nuevo nacimiento y el alumbramiento espiritual.

Esta muerte es iniciática. Nos devuelve al caos que anuncia el renacimiento, el nuevo nacimiento y el alumbramiento espiritual.

Los sacerdotes transforman en embrión a quien consagran. Lo rocían con agua, lo hacen entrar en el cobertizo o matriz, lo recubren con un vestido. Se le echa encima una piel de antílope negro, tiene los puños cerrados. Se despoja de la piel de antílope para entrar en el baño. Conserva su vestido para entrar.

Aitareya Brâhmana. Lo sagrado y lo profano, Mircea Elíade.

Dar y Recibir.

Inspiración y Espiración. Respiración

Sístole y Diástole. Latido alquímico.

Contracción y Expansión. Ascenso y Descenso.

Disolverse para SER. Morir para poder Nacer.

Vida-Muerte-Vida o camino del Eterno Retorno.

Dar y Recibir.

Inspiración y Espiración. Respiración

Sístole y Diástole. Latido alquímico.

Contracción y Expansión. Ascenso y Descenso.

Disolverse para SER. Morir para poder Nacer.

Vida-Muerte-Vida o camino del Eterno Retorno.

Experimentar este acompañamiento

VIVIR la muerte es, atravesar esa puerta con consciencia y plenitud, es un acto heroico y liberador que nos permite integrar y alinearnos con la experiencia evolutiva del ALMA. Morir a la vida profana para nacer a la vida sagrada.

Es un acto creativo y amoroso que inunda de paz, y de LUZ, nuestra más profunda oscuridad y nos devuelve a las AGUAS uterinas primigenias donde regresamos para disolvernos en el AMOR incondicional de la Madre Divina Universal.

Experimentar el duelo y la muerte es sólo una etapa más en el proceso evolutivo del ALMA.

Morir y permitir morir con gozo, es un acto de ENTREGA, un decir SI a la VIDA, que permite dejar atrás, transformar, todo aquello que es hora de liberar y que no refleja aquello que YO SOY, para volver a nacer, para nacer de nuevo.

La VIDA, en verdad, es UNO, circular y eterna. Sin principio ni fin. Presencia, Centro. Ciclo infinito de Vida-Muerte-Renacimiento, que se renueva a cada momento.

Verdaderamente, para cambiar el mundo es necesario cambiar la forma de nacer, tal y como indica el obstetra francés Michel Odent, pero en mi opinión, también es necesario cambiar la forma de morir.